blog

El libro Todos los niños pueden ser Einstein, de Fernando Alberca, se ha convertido en un referente para muchos padres que están preocupados por el proceso de aprendizaje de sus hijos, así como para docentes, que buscan otra forma de interactuar con sus alumnos.

Y es que, en contra de lo que muchos piensan, un genio no sólo nace, sino que hay que saber cómo encauzar estas habilidades y energías para conseguir el mejor resultado. En otras ocasiones, niños que parece que no destacarán en los estudios, con un buen aprovechamiento de su potencial, puede lograr grandes cosas.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan los estudiantes en épocas de exámenes es el estrés o la ansiedad. Es inevitable sentir la presión según se va acercando la fecha del examen, especialmente, cuando lo que está en juego es crucial en su vida, como la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU). Sin embargo, la solución es sencilla y muy beneficiosa para el estudiante en general.

Y es que se ha demostrado que la actividad física moderada ayuda a despejar la mente y, por tanto, fomenta la concentración cuando vuelven ante su ordenador, libros o apuntes.

Mucho se ha escrito sobre la figura de Albert Einstein. Algunos han puesto el acento en su falta de aptitud para los estudios, ya que tardó en hablar, no aprendió a leer hasta los siete años, hasta los 15 años fue carne de fracaso escolar y le costó muchísimo acceder a la Escuela Politécnica. De él incluso llegaron a decir que era “mortalmente lerdo” y que “no estaba preparado para aprender”. Es decir, la palabra excelencia no le acompañó a lo largo de la vida. Sin embargo, llegó a ser uno de las mentes más privilegiadas del siglo XX.

Y es que son numerosos los casos de grandes personalidades de la ciencia, las letras o las artes que no obtuvieron buenos resultados durante sus años de estudiantes. Incluso, fueron malos estudiantes. Lo que muchos docentes y pedagogos coinciden es que el potencial de cada niño puede ser muy superior al que muestran en un principio. La clave está en la motivación y en entender y respetar su forma de pensar.

 En entradas anteriores nos hemos referido a los grandes avances que han favorecido el desarrollo de las TICs en el aprendizaje. En Clases de Apoyo Online creemos que se puede hacer esta labor de otra forma, consiguiendo implicar de una manera más activa a los estudiantes, lo que se traduce en un rendimiento más positivo.

Y es que, si vivimos en un mundo de cambio permanente, no resulta lógico continuar con la forma de enseñanza basada en una simple transferencia de información y memorización. Por tanto, para el mundo del futuro, para el del presente de nuestros hijos, es necesario inculcarles nuevas habilidades que les capaciten para desenvolverse en el mundo del siglo XXI.

© 2014 - 2019   COAEE ESTUDIA EN ESPAÑA  Clases de Apoyo Online | Aviso legal | Política de privacidad | Mapa Sitio | desarrollo colocatuweb